La Policía de Seattle lanza granadas de conmoción para dispersar a manifestantes por la muerte de George Floyd