Recibe una brutal paliza tras amenazar a manifestantes con un arco en una protesta por la muerte de George Floyd