Trump destroza al partido republicano que perderá el Senado: la sombra de Donald será alargada