La nueva polémica de Ayuso: compara la curva de contagios con “la boca mustia” de una diputada