"La gente está asustada y hay poca cantidad", advierte la dependienta de una juguetería ante el desabastecimiento