El presidente de Castilla y León abre la puerta a pedir el confinamiento ante la curva de contagios imparable