Cataluña impone el cierre a las 00:30 y limita los encuentros a diez personas