El centro de La Laguna desaparece por completo, engullido por la lava del volcán de La Palma