Los chinos le cogen el gusto al jamón, el lomo, el chorizo y las uvas… y España quiere ponerlos en su mesa