El análisis del debut de Leonor: Empática, perfecta en el contacto visual y las pausas en un emotivo discurso