Galicia se blinda: cierra sus municipios, la hostelería y permite solo reuniones entre convivientes