Insultos, indultos y bronca: el Congreso mantiene su rutina de enfrentamiento