“¿Se ha quedado alguien detrás? Esto es un infierno, es la guerra”: el viernes negro desde el furgón policial