Más de 2.500 jueces y fiscales secundan la huelga para exigir mejores condiciones y más independencia