La otra cara de La Palma: los ciudadanos de la isla ajenos al volcán que ya preparan la Navidad