Así engulló la lava Todoque entre llantos y carreras: las casas caían como papel