La guerra de símbolos crispa a la sociedad catalana