Los test, los confinamientos a lo Ayuso y el miedo funcionan pero no impiden que Madrid repunte en contagios