Misael, el único niño en un colegio de Manresa que 'se moría' por volver al aula