No sin mis perros: Pedro consigue una casa en la que dormir con sus animales