Sánchez deja en manos de las CCAA las medidas para frenar la segunda ola y evita el estado de alarma