La reducción de la incidencia en mayores de 80 años es "un 40% más rápida" que la de 65 a 79 gracias a la vacuna