La resaca de la Navidad pasa factura: enero, el peor mes del coronavirus en España