El rey emérito paga a Hacienda 678.393,72 euros para regularizar el uso de las tarjetas opacas