Todos contra Sánchez y este contra todos: la sesión de control, otro vodevil