Los turistas extranjeros, los únicos que podrán disfrutar del sol por las restricciones a la movilidad