El viento y los terremotos, lo que más preocupa ahora mismo en la isla de La Palma