El volcán de La Palma aumenta su actividad explosiva y no se descarta la aparición de nuevas bocas