Sólo estuvo con su hijo 10 días antes de matarlo