Crimen Guardia Urbana: Rosa y Albert, antiguos amantes, se culpan del asesinato sin piedad