Es él: con barba y delgado, la otra cara del Rey del Cachopo conocido ahora como Txiki