Desarticulada una red de explotación sexual que seguía funcionando durante el estado de alarma