La doctora Pinto identifica al comisario Villarejo como su agresor