El Gobierno vasco asegura que la exposición a furanos y dioxinas por el vertedero de Zaldívar no afecta a la salud