Garrido aplaza la negociación con los taxistas y estos dudan de la legalidad de sus propias exigencias