Los jóvenes de entre 18 a 25 años son los más recurren a la prostitución