Los tres chicos, de 17 y 18 años, muertos en el accidente de tráfico de Vigo acababan de graduarse