El nuevo calvario de David: es él, por ahora, y no el pocero, el que se enfrenta a homicidio imprudente