Tras Filomena, llega a Madrid una ola de frío extremo: las temperaturas, inferiores a 10 grados bajo cero