"Me lo han dejado morir": fue cinco veces a urgencias con su niño y decían que no tenía nada