Los plataneros, desesperados por la ceniza y la necesidad de seguir regando