Los aeropuertos españoles comienzan a recibir a los primeros visitantes: los viajeros deben pasar tres filtros