La soledad del último adiós: el protocolo tan duro y frío que envuelve los entierros en tiempos de coronavirus