El estadio Sánchez-Pizjuán acoge la capilla ardiente de José Antonio Reyes