Los sanitarios de las clínicas privadas también quieren sus vacunas