Los vulcanólogos no ven signos de agotamiento del volcán cuando se cumplen cuatro semanas de la erupción