La trombosis venosa cerebral, la principal causa que ha parado la administración de la vacuna de AstraZeneca