El violador de Martorell no habría tenido probablemente un permiso en Madrid