El meteorito Chelyabinsk irrumpió en la atmósfera a 19 kilómetros por segundo