El agónico juego en la piscina por una plaza en la final: Samira y Pavón ganan el duelo